ARTISTAS, INTERIORES

Los Sueños de Inés Valls Fortuny en Dandy Lounge de Raúl Martins

Raúl Martins, el mejor interiorista del año 2020, colaboró con la artista Inés Valls Fortuny para crear la pieza perfecta para el Espacio Natuzzi diseñado para Casa Decor 2020. Es evidente lo mucho que se admiran y que disfrutan trabajando juntos. Así lo expresaba Raúl Martins cuando le preguntaba en su entrevista para The Biombo sobre sus artistas contemporáneos favoritos:

Son artistas con los que podido colaborar en el espacio de Casa Decor 2020 y son francamente buenos, cada uno con su estilo y me gusta mucho lo que hacen. Son Armando Mesias  Inéz Valls Fortuny y Jordi Costa Plaza. Yo les dejé libertad para crear obras para Casa Decor con unas directrices para que tuviera sentido dentro de la propuesta estética y han hecho tres cosas muy distintas que funcionan muy bien entre ellas y estoy muy contento con el resultado.

Raúl Martins

Inés Valls Fortuny nos detallaba después en su entrevista para The Biombo su experiencia como artista colaboradora en Dandy Lounge, el Espacio Natuzzi diseñado por Raúl Martins en Casa Decor 2020.

Dandy Lounge es un espacio maravilloso que Raúl Martins proyectó con un gusto y elegancia exquisitos, en el que el arte también está muy presente. Es un lujo ser parte de ese espacio tan envolvente, junto a otros dos grandes artistas. Después de hablar con Raúl en su estudio y conocer sus preferencias cromáticas y dimensión de la obra, trabajé una pieza a medida para ese espacio concreto, sofisticado pero sobrio, y muy elegante. Partí de esas tres premisas con una paleta texturada neutra espolvoreada con destellos de oro y plata. Raúl me dio total libertad para crear, y esa confianza se agradece infinito.

La obra, situada enfrente de la barra de bar de Natuzzi, se titula Sueños, y es una pieza que busca transmitir luz, equilibrio, sofisticación, calma, alegría, elegancia, atemporalidad y belleza. El movimiento ascendente global busca la sensación etérea y eterna. Es una obra pictórica contemporánea con una base de arcilla y una paleta de tonos neutra que persigue los instantes precisos de nuestros sueños más preciosos. Momentos etéreos. Instantes fugaces de alegría infinita. Sobre una base nacarada, los blancos eternos destacan y conviven en armonía con minúsculas partículas doradas que proyectan destellos con el reflejo de la luz. El oro esparce esos momentos de felicidad soñada, instantes fugaces pero intensos, proporcionando pequeños fragmentos mágicos de alegría infinita. He jugado levemente con tonos plata, grises y óxidos en armonía al espacio creado por Raúl Martins Estudio.

Importante destacar que la pieza, debido al uso de oro, tiene tres puntos de visión totalmente distintos. Frontal, derecha e izquierda. Dependiendo de la orientación del sol en ese momento, el cuadro adquiere dimensiones muy diferentes, especialmente brillantes desde ambos lados, no frontalmente, cuando adquiere una dimensión plana. No hay nada al azar, todo el trabajo se sumerge en una búsqueda constante del equilibrio, del ritmo y de la sutilidad, pero con una fuerte base de fondo. Es una obra externamente frágil, pero muy fuerte en su interior. 

Posts relacionados

Añadir comentario

Newsletter