ARTISTAS, EXPOSICIONES

Las esculturas de Miró en el Museo Nacional de Escultura

Del 1 de julio al 27 de septiembre de 2020

Joan Miró desarrolla su faceta de escultor a finales de la II Guerra Mundial, durante una temporada de retiro y concentración en la masía familiar de Montroig (Tarragona), a cuya tierra se sentía físicamente imantado por una emoción inspiradora. Es entonces cuando la escultura se vuelve para él una actividad decisiva, apasionada, y muy distinta de su pintura: igualmente poética, pero menos complaciente, más furiosa y radical.

La treintena de modelos en yeso exhibidos en la exposición «Miró. La Musa Blanca» del Museo Nacional de Escultura en Valladolid cumple el deseo de Miró de verlas mostradas públicamente, que por su papel secundario en el proceso creativo quedaron en la trastienda de su obra artística.

Estas estatuillas de vida precaria muestran la doble atracción en que se bifurcó la exploración escultórica mironiana. Por un lado, el ensamblaje poético de objetos recogidos y combinados; y, por otro, el volumen macizo de figuras imaginarias, de cuerpos orondos y curvas tensas. Son seres inquietantes que parecen esconder una carga explosiva, disimulada tras su frágil e inofensivo aspecto.

Posts relacionados

Añadir comentario

Newsletter