ENTREVISTAS

Entrevista a Virginia Rivas

Virginia Rivas es una mujer artista con paleta propia que ve lo que sabe y que sabe lo que ve. En su entrevista para The Biombo visibiliza la importancia del color en nuestra realidad personal y de las buenas prácticas en el diálogo entre profesionales del arte y espacios expositivos.

1.- ¿Cuándo surge tu pasión por el Arte?

No recuerdo un momento exacto. En mi casa siempre se ha convivido con el arte y la cultura desde que tengo memoria. Mi duodécimo cumpleaños lo celebré en Marruecos y a los diecisiete viajé a Roma con una amiga que tenía casa allí. Y aunque de pequeña me gustaba mucho dibujar y colorear, creo que es la suma de todo lo que me llevó a estudiar arte. En segundo de bachillerato me inscribí en la Escuela de Arte de Salamanca. La sensación que tuve el primer día que pisé la escuela era de absoluta felicidad. Al año siguiente fui a ARCO y terminó por conquistarme todo lo relacionado con el arte contemporáneo. 

2.- Tus obras destacan por sus trazos certeros, con una paleta de colores escogida minuciosamente, y en las que a veces, incorporas textos sutiles. ¿Cómo has percibido tu evolución desde “Nada Grave” (2011) a “Variaciones” (2020)?

Menos es más. Creo que estas tres palabras resumen a la perfección como ha evolucionado mi trabajo. Cada vez tengo más claro qué quiero contar y cómo, y necesito menos elementos para hacerlo. Antes, según avanzaba en mi obra, renegaba un poco de lo realizado anteriormente hasta que he sido consciente de que, sin ese proceso no habría un ahora. No puedes expresarte de la misma manera con 28 años que con 38. He depurado la mancha, concretado la forma, e investigo encarecidamente en una paleta propia. Y cuando miro hacia atrás, reconozco quién he sido. Esa evolución me resulta interesante y satisfactoria.

3.- ¿Cuál es el discurso sociológico, plural y contemporáneo que transmites con tu obra tras explorar el nexo espectador-espacio?

A menudo, mi trabajo parte de la experiencia personal para analizar temas globales que me son de interés. Ese análisis me lleva a una reflexión de la que hago participe al público. Me interesa como se relaciona el individuo en sociedad, los problemas a los que se enfrenta tanto a nivel emocional, social y político. Creo que estos tres elementos definen quiénes somos y cómo nos relacionamos con el entorno. Y al hacerlo desde una perspectiva personal va implícita la mirada feminista. Elaboro un discurso que, al mismo tiempo, entra en diálogo con la exploración que llevo a cabo sobre las posibilidades del propio medio, ya sea la pintura, el vídeo o la instalación. Suelo incluir obras interactivas y pinturas inmersivas, dando lugar a un relato de ida y vuelta entre el espectador y la pieza, en el que el espacio juega un papel fundamental. Y entran en juego elementos al azar como la experiencia del visitante y el recorrido que elige. Ahí se completa el discurso.

4.- En la entrevista que me concedía Fernando Gómez de la Cuesta hablaba del proyecto que comisariaba en Art Madrid 2020 titulado “One project, Salvajes. La cage aux fauves”, en el que has participado con obras que forman parte del proyecto “Variaciones” (2020) y que figuraron expuestas en DDR Art Gallery. ¿De qué manera nos influye la cromática de nuestro entorno?

De muchas. La cromática circundante influye en nuestro estado anímico. De igual modo que, en función de nuestra situación personal, nos puede afectar de manera positiva o negativa el color de un espacio. Por ejemplo, si quieres ser madre, no se percibe igual la ropa de cama de un hospital cuando has sufrido un aborto, que cuando has dado a luz un bebé. El tono de los elementos urbanos, la vegetación próxima o las luces proyectadas del mar cuando cae el sol, forman parte de cómo percibes tu entorno. O el que abandera un partido político, te resulta más atractivo si te identificas con esos ideales.

La visión que tenemos del color es adquirida, vemos lo que sabemos. Y en función del contexto, sabemos unas cosas u otras. Por ejemplo, tradicionalmente el azul representa el principio femenino: en la pintura antigua es el color simbólico de la Virgen María, la gema asignada a Virgo es el zafiro, nombres femeninos que proceden del azul celeste como Celestina o de una flor azul surge el nombre de Iris. Sin embargo, se comenzó a vestir a los recién nacidos de azul si eran niños y de rosa si eran niñas y nuestra percepción se vio alterada.

5.- ¿Cuál es tu papel en AVAEX Artistas Visuales y Asociados de Extremadura y en BNM Blanco, Negro y Magenta Asociación de Mujeres Artistas de Madrid?

En ambas asociaciones soy vocal. Y en ambas estoy desde el inicio.

AVAEX (@avaexasociacion) surgió de la necesidad por parte de los profesionales que trabajamos en Extremadura de implantar las buenas prácticas dentro de nuestro sector, las artes visuales contemporáneas: la creación de un documento en museos y centros de arte, guía de contratación, código de relación entre el artista y la sala, etc. Es decir, todo lo relacionado entre el profesional y el espacio expositivo. La fundamos con la intención de defender y mejorar la condición social, profesional y cultural del artista a nivel regional. ¿No es incoherente que en una exposición cobre el técnico de sala, el diseñador, la imprenta, el montador, el equipo de limpieza, etc., a excepción del creador, que piensa, idea, desarrolla, produce y da lugar a la obra que se muestra? Ese es el denominador común en las salas expositivas.

En BNM (@blanconegroymagenta) fui invitada por Concha Mayordomo, con la que ya había compartido experiencia asociacionista, gran compañera y artista. Del mismo modo que AVAEX, BNM surge de una necesidad, esta vez no solo como profesional, sino también como mujer. Trabajamos desde las artes visuales el concepto de género. Nuestro compromiso es la denuncia social, la visibilidad de las mujeres artistas y la lucha contra el terrorismo machista.  

Mi trabajo en las dos asociaciones es fundamental, como artista extremeña y como mujer artista.

6.- Has sido reconocida con numerosas becas. ¿Cómo ha sido tu experiencia en ellas y por qué las recomendarías a otros artistas?

Siempre es satisfactorio e inspirador disfrutar de una beca. Es una ayuda que te permite desarrollar tu trabajo sin la distracción de estar en continua búsqueda de fondos, una característica de nuestra profesión que en muchas ocasiones imposibilita el poder centrarnos en el proceso creativo. Una situación que, si se llevaran a cabo las buenas prácticas citadas, no sería una constante en nuestra carrera. Desarrollar una beca siempre es positivo, lo complicado muchas veces es conseguirla. La frustración que provoca dedicar meses a un proyecto para que finalmente no sea reconocido. Sin embargo, todo tiene su lado positivo o al menos esa es mi percepción, ya que ese tiempo ha sido invertido en organizar objetivos y plantear cuestiones en las que vas a profundizar con el proyecto que vas a emprender.

7.- ¿Qué talleres impartes como Art Teacher y en qué países de Europa?

Talleres relacionados con las artes plásticas y visuales, principalmente en España e Italia. Imparto talleres de pintura (retrato, abstracción, técnicas y herramientas,…), videoarte y libro de artista. De hecho, sobre este último me han encargado un tutorial online para la plataforma extremeña planex.tv con motivo de la cuarentena. También imparto cursos sobre la contemporaneidad de la obra de arte, sobre el discurso artístico y sobre la visibilidad de la mujer artista. Ahora tengo en standby ¿Dónde están las artistas?, un proyecto de formación que culmina en una instalación que puede ser visitada por el público, donde doy a conocer a mujeres artistas desde el siglo XVI hasta nuestros días. Este formato es uno de los más habituales con los que trabajo, como el mural IGUALDAD que realicé durante el Mercado Solidario para la Fundación Igualdad Ciudadana en 2014 o los tótem del proyecto NOSOTRAS Mujeres de Aldea Moret en 2013, ambos precedidos por una formación artística.

8.- ¿Qué actividades creativas has realizado durante este tiempo de confinamiento al que hemos estados sometidos por la crisis sanitaria actual?

He tenido la suerte de pintar con cierta frecuencia. A excepción de algunos días concretos, he mantenido un buen ritmo de trabajo, he madurado y puesto en orden algunas ideas. Vivo en un pueblo pequeño y con el estudio cerca de casa, lo cual me ha permitido trabajar con regularidad. He escuchado a muchos compañeros y compañeras el bloqueo creativo que han sufrido durante esos días. Sé la frustración que provoca. He pasado por ello. Hace diez años pasé por un proceso difícil de ansiedad y creo que superarlo me ha ayudado a afrontar la peculiaridad de esta crisis, marcada por el confinamiento.

9.- ¿Cuáles son las próximas obras en las que estás trabajando?

Estoy inmersa en el proyecto al que has hecho referencia antes, Variaciones, en el que establezco, como muy bien indicabas, un análisis de nuestra realidad a través del color. Estoy trabajando en piezas pictóricas de varios formatos: grandes dimensiones, obra sobre papel, y una serie de piezas pequeñas sobre hojas de libros relacionados con la teoría del color. Aunque la pintura es una de las disciplinas protagonistas en el proyecto, también intervienen el vídeo, las cajas de luz y la instalación. Por lo que estoy trabajando con la materialidad del color en estas otras obras y cómo dialogan entre sí. Además de algunas específicas para DDR Art Gallery (@ddrartgallery), la galería con la que trabajo, para proyectos que tenemos a la vista.

www.virginiarivas.es

@virginia_rivas

Muchas gracias por concederme esta entrevista para The Biombo. Te deseo muchos éxitos en tu carrera como artista.

Posts relacionados

Añadir comentario

Newsletter