ARTISTAS, ENTREVISTAS

Entrevista a Natha Piña

Natha Piña es una artista que está convencida de que el arte puede estar al servicio de la sostenibilidad del planeta, porque nos ayuda a darnos cuenta de que nada es permanente. En su entrevista para The Biombo resalta la utilidad de lo desechable y nos habla de su proceso creativo de introspección, deconstrucción y defragmentación.

1.- ¿Cuándo surge tu pasión por el Arte?

Creo que siempre la he tenido. Desde pequeña sentía curiosidad por las artes en general. En la adolescencia ya vi claro que mi pasión eran las artes visuales.

2.- ¿De qué manera ha influido tu visión internacional en tu obra para abordar un reto global como es la lucha contra el cambio climático?

Estoy convencida que el arte puede estar al servicio de la sostenibilidad del planeta; tenemos muchísimos desafíos y uno de los más grandes es la lucha contra el cambio climático. El arte nos puede ayudar a darnos cuenta de que nada es permanente, porque es una gran herramienta detonadora de conciencias.

3.- Conocí algunas de tus obras en el stand de Espai Nivi Coll Blanc en Just MAD 2020. En ellas abogas por el desarrollo sostenible a través de la economía circular, en la que se reutilizan los materiales para minimizar la generación de residuos cuya destrucción pueda contaminar el medio ambiente. ¿De qué manera lo reflejas en tu arte?

Apuesto por la reutilización de materiales menospreciados y poco conocidos como medio artístico, como son los neumáticos, la goma y el plástico; intento sacarles su belleza desconocida, llevarlos a otro nivel, y que el espectador reflexione con la historia que hay detrás de ellos.

4.- Uno de los materiales que empleas son los neumáticos. ¿Cuánto tiempo tardas en preparar este material y cómo vives el proceso de deconstrucción en un mundo en el que impera la inmediatez?

Es relativo, hay obras que me ha llevado más de 2 años realizarlas; es un proceso largo, la goma suelo dejarla a la intemperie para que se vaya ablandando, para poder manipularla; luego viene el proceso de elaboración de la pieza, para luego usarla como si fuese un lienzo.

Ahora las estoy clasificando por sus números; cada goma contiene una inscripción y eso ayuda a visualizar de dónde proviene, la carga que puede haber llevado, los kilómetros que ha hecho, es como intuir el andar que ha tenido. En esta era del “todo lo queremos para ya mismo”, invertir tiempo en una obra parece haber desaparecido en la vorágine de inmediatez.

5.- Una de tus misiones es crear hipótesis plásticas donde la percepción del espectador ocupe un lugar activo para completar el significado de las obras, ya que éstas están concebidas como procesos  inacabados con la intuición como elemento constructivo fundamental. ¿De qué manera pueden completar tus obras los espectadores? ¿Con una reflexión sobre el medio natural y el impacto de la actividad humana sobre su sostenibilidad?

El significado que para mí tiene una obra no siempre es el que me propongo transmitir; cada obra de arte merece un sistema de interrogación distinto y eso es  la deconstrucción, que sin querer, hace que cada individuo sea capaz de realizar una reflexión sobre una obra, desmantelando su entramado, su intimidad.

6.- Citas una frase que me gusta mucho de Jacques Derrida, que dice que “El arte debe invitarnos a entender la idea de la deconstrucción como un ejercicio de desmontar la realidad, pero evitando relacionarlo exclusivamente con un elemento negativo de destrucción.” ¿Por qué crees que la deconstrucción es un ejercicio que se suele evitar pero que juega un papel fundamental en nuestra evolución?

Ese ejercicio creativo que invita a visualizar lo invisible, hace que cada persona deconstruya, haga una inmersión personal en lo que ve en la obra y lo que percibe. Hago arte desde mis procesos emocionales, alimentándolos y cuestionando el poder del sentir que pasa por el filtro de la reflexión, desde lo interno a lo externo, ahondando en un proceso creativo en donde la introspección sea el detonante de la inspiración; una introspección dominante, como medio artístico de exigencia estética, trazando paralelismos entre la justificación del ser y la introspección en la creación, tanto en términos de tiempo y espacio, como de frontera física.

7.- En tu exploración de materiales reciclados dices haber encontrado historias propias que surgen de los lugares en los que se encontraban y de las funciones que desempeñaban cuando eran útiles. En la sociedad del consumo se tiende a fabricar productos desechables de un solo uso o con una obsolescencia programada, pero ya nos estamos concienciando de que este modelo no es sostenible. ¿Crees que la utilidad de las cosas es una cuestión que depende más de nuestra voluntad que de su posibilidad?

Tengo varios proyectos artísticos que giran en torno a la desconstrucción y defragmentación como medio de análisis. Con ellos examino cómo cualquier superficie puede convertirse en un soporte pictórico capaz de distinguirse por sí mismo (desechos de caucho, goma, plástico, etc). La defragmentación es una exploración de las infinitas obras que una pieza sola contiene en sí misma. El resultado de esa exploración formal se pierde de alguna manera en el ahora, y sin embargo, conserva su visión en el futuro; son entidades orgánicas que albergan muchas otras obras; surge algo, pero sobre todo, de ese algo puede surgir mucho más, indefinida e infinitamente, evitando ese tiempo de caducidad.

8.- Según una frase tuya, lo que te interesa es que lo útil y lo desechable cobren forma artística, rescatar belleza y armonía para moldearla logrando que se fusionen. ¿Puede existir belleza en un producto desahuciado del mercado en un mundo utilitarista que aspira a la perfección?

Por supuesto, la belleza puede vincularse a cualquier material y puede convertirse en soporte artístico. Desde una lata, caucho, cartón, botellas, plástico… el arte, de alguna forma, es maximizar su utilidad.

9.- ¿Qué actividades creativas estás realizando durante este tiempo de confinamiento al que estamos sometidos por la crisis sanitaria actual?

Sigo haciendo casi lo mismo que antes de la crisis. Al principio estaba en modo stand by, es difícil concentrarse con tan malas noticias. Poco a poco he ido recuperando la rutina… leo, escucho música y retomo piezas que están inacabadas. He logrado terminar un cuadro de grandes dimensiones que me habían encargado hace unos meses.

10.- ¿Cuáles son las próximas obras en las que estás trabajando?

Estoy terminando dos series de caucho y lienzo, que tienen como soporte madera curvada.

Tengo otros proyectos que se han aparcado por las crisis y que retomaré cuando pase todo esto.

Muchas gracias por concederme esta entrevista para The Biombo. Te deseo muchos éxitos en tu carrera como artista.

www.nathalyart.com

Posts relacionados

2 comentarios sobre “Entrevista a Natha Piña

  1. Nina

    Excelentes obras. Felicitaciones a lo que hacen posible éste blog.

    1. Sara Sanz

      ¡Muchas gracias por tus palabras, Nina! Me mueve la pasión por el arte y tengo la suerte de contar con grandes artistas que quieren mostrar sus obras de arte en mi blog.

Newsletter