COLECCIONISTAS, DERECHO

El derribo de las estatuas de Colón como protesta racial

Parece que el revisionismo ha llegado para quedarse como instrumento de dominación intelectual, en un intento por reconfigurar la identidad sobre la que giran todos los derechos y deberes de los ciudadanos y de los poderes públicos.

El fallecimiento del afroamericano George Floyd ha dado la vuelta al mundo, al igual que Cristóbal Colón, y ha dado lugar a una serie de “matanzas” de patrimonio cultural. Muchas estatuas de esclavistas han sido derribadas en Estados Unidos y en Reino Unido en señal de protesta histórica contra el racismo o desigualdad por razón de raza, mostrando con vandalismo la defensa de la igualdad y de la libertad como derechos fundamentales inalienables del ser humano.

¿Son las estatuas las nuevas mercancías sin derechos discriminadas del siglo XXI? Resulta paradójica esta nueva forma de reclamar más garantías al actual Estado social y democrático de Derecho tan extendido en todo el mundo como forma de organización política.

Las protestas también llegan a España y se centran en la figura de Cristóbal Colón, por ser un sinónimo de discriminación racial y de tráfico de seres humanos. ¿Acaso importa que dejara como legado con su descubrimiento un mundo más multicultural y con un continente más? Para el segmento de la población que sesga la historia en su propio beneficio parece no importar nada más que explotar económica y políticamente este lamentable suceso de violencia policial por el uso desproporcionado de la fuerza en la detención de una persona en un país con resultado muerte.

Y llegamos a 2020, un año en el que la historia se repite y se vuelve a celebrar un debate que tuvo lugar en Valladolid (España) en 1550 y 1551 sobre los derechos humanos y la diferente condición de las personas en atención a su procedencia étnica. La única diferencia es que en aquella época se tenía claro el rumbo y ahora parece que estemos navegando a la deriva. Menos mal que aún quedan estatuas en pie para señalarnos el camino a seguir. Hacia el futuro.

Posts relacionados

Añadir comentario

Newsletter