DERECHO, MUSEOS

La Audiencia de Huesca ratifica el regreso de las pinturas de Sijena

La Audiencia Provincial de Huesca ha ratificado la sentencia que condenó el 4 de julio de 2016 a la Generalitat de Cataluña y al Museo Nacional de Arte de Cataluña a devolver las pinturas románicas de la sala capitular del Monasterio de Sijena en Huesca. Los órganos judiciales que han conocido del caso consideran que los frescos románicos están “en precario” en el museo, ya que no se ha podido presentar título de propiedad alguno, y por eso, ordena que se devuelvan.

Según los magistrados, “si la posesión se concede sin especificar su uso o duración, nos hallamos ante la figura del precario, y si, por el contrario, se determina su tiempo o utilización, el contrato celebrado tiene naturaleza de comodato”. Y prosiguen: “La diferencia entre una y otra figura jurídica tiene una indudable incidencia en sus resultados prácticos, pues, tratándose de precario, el dueño puede reclamar la cosa a su voluntad, mientras que, en el comodato no puede instar su restitución sino cuando haya concluido el uso o finalizado el tiempo para el que se pactó”.

El problema que presenta la ejecución de esta sentencia es el peligro real de que el traslado de la obra de arte la causara un perjuicio de difícil o imposible reparación, ya que según pronunciamiento judicial “se trata de una obra de arte de extraordinario valor artístico, por lo que de sufrir algún tipo de deterioro resultaría de extrema dificultad su reparación, habida cuenta del estado de las pinturas, o su compensación económica, al tratarse de una obra románica de incalculable valor”.

¿En qué sentido se pronunciará el Tribunal Supremo?

Posts relacionados

Añadir comentario

Newsletter